Fatiga crónica

Síndrome de fatiga crónica (encefalomielitis miálgica)

El síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica se presenta en la mayoría de los casos como un estado de agotamiento y fatiga que no nos abandona a partir del descanso y persiste a pesar de lo que hagamos por mitigarlo, como dormir, descansar o cambiar los hábitos. Lo primero que tenemos que saber es que se trata una enfermedad neurológica y que todos estamos expuestos a su aparición, de hecho puede surgir de forma repentina, sin síntomas evidentes previos creando una rápida e importante merma de nuestra salud. Es importante señalar que no se trata de un síndrome de trasmisión genética que se tenga prueba, y tampoco es contagioso en ninguna de sus formas, requiriendo por parte de la familia y amigos una gran dosis de empatía puesto que la enfermedad se manifiesta al principio sin signos externos.

Por su propia naturaleza la Encefalomielitis miálgica o síndrome de fatiga crónica como nos referiremos a el en adelante, viene acompañado de una cantidad importante de síntomas que tienen un fuerte impacto en nuestro desarrollo personal y profesional, entre sus síntomas mas comunes se encuentra el dolor muscular y articular, además de un malestar general persistente. De hecho todos estos síntomas son pasados por alto por pacientes y médicos al principio. Es muy complicado por parte del paciente y de los doctores relacionarlos con una enfermedad neurológica.

Síndrome de fatiga crónica

Por lo que se conoce de la enfermedad, no esta sujeta a ninguna etnia en particular, ni a un grupo de edad, pudiéndose padecer desde la infancia hasta la vejez, sin tener mayor presencia en unos que otros, si bien en las mujeres la presencia o detección de la enfermedad es de dos a cuatro veces mas común que en los hombres.

Existe una bibliografía que hace referencia a la enfermedad de forma contrastada hasta la década de 1750, no fue hasta el año 1988 cuando se reconoce de forma definitiva como una enfermedad en si misma y fue en 1992 cuando la Organización Mundial de la Salud la incluye en su catalogo de enfermedades. Anteriormente a la documentación de la enfermedad y su denominación, la enfermedad recibió otros nombres, algunos siguen usándose hoy en día, Neurastenia, síndrome posviral o el síndrome Yuppie.

Las Causas

Lo cierto es que hasta el día de hoy solo existen hipótesis al respecto, la mayoría de personas que la padecen tenían hábitos de vida sanos y estaban saludables hasta que la enfermedad se presento en sus vidas.

Entre las hipótesis que corren con mas fuerza esta la infección viral o bacteriana que afecte como efecto secundario al sistema neurológico y desencadene el síndrome. Por medio de una disfunción del sistema inmunológico en las células o bioquímicos responsables de combatir las infecciones, las cuales dejan de actuar como deberían y trasmiten de forma errónea información al sistema nervioso.

Otras teorías contemplan que puede ser la exposición a agentes químicos o contaminantes que alteren nuestro sistema neurológico y desencadenen en la fatiga crónica.

Evolución

El síndrome de fatiga crónica evoluciona de forma variable. Se comporta en la mayoría de los casos como una enfermedad cíclica, que tras un periodo agudo de hasta dos años aparece y desaparece, en esos casos, dejar pasar el tiempo y sobrellevarla es lo único que puede hacer los que la padecen. De hecho muchas personas no llegan a dejar atrás los síntomas nunca, mientras que otros tras unos años la superan tras un periodo no inferior a cinco años. Las personas que la padecen de forma intermitente son las mas proclives a sanar. Las personas que por contra no tienen esa intermitencia tienen muchas posibilidades de que la palabra “crónica” sea un estigma con el que vivir.

 

Diagnóstico

Qué es el síndrome de fatiga crónica? | Síntomas, causas y cómo tratar la  enfermedad

Los médicos, o “equipos médicos”, ya que requiere la intervención de diferentes especialistas su diagnostico someten a paciente a un gran numero de pruebas medicas. Generalmente la mayoría de estas pruebas están destinadas a descartar otras enfermedades que pueden producir una sintomatología similar, como son la hipotensión, mononucleosis infecciosa crónica, hipotiroidismo o fibromialgia por mencionar algunas. De hecho después de la realización de todas estas pruebas es cuando se puede diagnosticar el síndrome de fatiga crónica, una vez descartado todo lo demás. Lo que no deja de recordar en parte a un episodio del Doctor House.

No se debe confundir el síndrome de fatiga crónica con otra dolencia como puede ser la depresión. La diferencia radica en que persona deprimida no encuentra placeres en los que deleitarse, mientras que el que esta “crónicamente cansado” si que aprecia dichos placeres y los anhela, pero no le acompañan las energías lo que le lleva a un estado de frustración.

Según el Consenso Canadiense sobre Encefalomielitis Miálgica / Síndrome de Fatiga Crónica  , el diagnóstico de síndrome de fatiga crónica solo se puede hacer si los síntomas de fatiga crónica , fatiga después del ejercicio , alteraciones del sueño y dolor significativo están presentes. El paciente también debe presentar al menos 2 síntomas neurológicos o cognitivos, y al menos un síntoma del tipo sistema nervioso endocrino, inmune o autónomo.

En los niños , los síntomas pueden variar mucho de un día a otro, pero son tan graves como en los adultos. En ellos, se puede hacer el diagnóstico si los síntomas característicos duran más de 3 meses.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies